Lunes 22 de Abril de 2019

La empresa cumplió la meta y mediante una campaña digital hizo conciencia del uso y ahorro del agua.

 

Con una donación de 30 mil litros de agua potable, la comunidad de Miravalle, ubicada en la Sierra de Santa Catarina, Iztapalapa, fue beneficiada, gracias a la iniciativa La canción más larga del mundo de Rotoplas, pero principalmente gracias a la participación ciudadana.
 
La campaña, lanzada por Fan del agua, comunidad digital de Rotoplas enfocada en crear una nueva cultura del agua y cuidado de este líquido vital, se realizó del 17 al 31 de octubre a través del sitio www.lacancionmaslarga.org.
 
La iniciativa logró la participación de cientos de usuarios de internet, quienes además de haber conocido más de la importancia del ahorro y cuidado del agua, participaron con la grabación de un fragmento de 30 segundos de la canción “La Bamba”, lo que hizo posible realizar una donación virtual a través de plataformas digitales.
 
Para materializar dicha donación, y como resultado de la participación de los seguidores del agua, Rotoplas donó 30 mil litros de agua a la comunidad  mencionada.
A Miravalle se trasladaron tres pipas de agua que fueron recibidas por representantes de la comunidad y almacenadas en cisternas, lo que representa un gran beneficio, ya que en esta zona el agua llega por tandeo, es decir, con horarios limitados una vez a la semana, es de mala calidad y su distribución no es equitativa.
 
Rotoplas, empresa mexicana líder en soluciones para el almacenamiento, conducción, purificación y tratamiento del agua, en coordinación con la asociación civil Acción Reacción y la Asamblea Comunitaria, también realizaron actividades culturales y concientizadoras con los habitantes, entre ellas un taller para niños en donde se desarrollaron tecnologías para la captación y cuidado del agua y una conferencia para el uso sustentable del recurso.
 
Miravalle alberga una comunidad muy activa en la mejora de su entorno, la cual se une en proyectos ecológicos de reforestación, siembra de plantas medicinales y ornamentales, hace composta, genera sistemas de almacenamiento de agua pluvial y de reciclaje. También desarrolla un programa de acopio, procesamiento y venta de figuras, así como objetos hechos con envases de PET reciclado.
 
 
 
La comunidad ha impulsado la creación de su propio comedor comunitario, una biblioteca con aula digital, un centro de salud comunitario y a través de la Asamblea Comunitaria se promueven foros culturales y programas de empleos.
 
El representante de la Asamblea Comunitaria, aseguró que es importante que empresas socialmente responsables como Rotoplas se unan con autoridades y organismos que buscan mejorar la calidad de vida de comunidades que viven con recursos muy limitados y que no pueden pagar o comprar agua.
 
En voz de la asociación civil Acción Reacción, Dení Sobrevilla del Valle, agradeció el enorme apoyo de Rotoplas a comunidades como Miravalle, y deseó que se siga trabajando en conjunto para favorecer a más comunidades, ya que trabajando entre todos es como puede darse solución a los grandes problemas que enfrentamos en México.
 
Yazbeth González, gerente Senior de Comunicación y Publicidad de Rotoplas, reafirmó el compromiso de la empresa para contribuir al bienestar y la calidad de vida de las personas mediante soluciones que permitan el acceso al agua en su estado óptimo y ayudar así a poblaciones y comunidades a contar con más y mejor agua.
Rotoplas ha sido reconocida durante seis años consecutivos como Empresa Socialmente Responsable por el Centro Mexicano para la Filantropía, por mantener un alto compromiso social a través del apoyo a las comunidades.
 
 
 
“El compromiso de llevar más y mejor agua se extiende a todas las personas hoy y mañana, esto implica construir una visión sustentable del futuro. El que las personas hagan un uso y consumo responsable de los recursos hídricos va de la mano del bienestar de las generaciones presentes y futuras”, sostuvo Yazbeth González.