Martes 15 de Octubre de 2019

 

Jesús González

Este barrio bohemio y gastronómico está al oeste del Centro Histórico de la Ciudad de México. Su origen se remonta a la época de la Colonia, cuando existía una antigua hacienda denominada Santa María del Arenal ubicaba entre los pueblos de Tacubaya y Romita.

En 1704, esos terrenos fueron adquiridos por doña María Magdalena Dávalos de Bracamonte y Orozco, Tercera Condesa de Miravalle. La hacienda abarcaba una extensión aproximada de 160 mil metros cuadrados, lo que actualmente son las colonias Condesa, Hipódromo Condesa y parte de la Roma Norte.

Coloridos edificios bien conservados. Foto: www.parquemexico.mx 

Hoy hípsters pasean sus mascotas caninas en el sombreado parque España y jóvenes profesionales descubren las nuevas tendencias en boutiques de vanguardia. Los chilangos acuden a los elegantes cafés al aire libre, los modernos bistrós internacionales y las taquerías informales que abundan por la zona. Por la noche, el público joven se diverten en los bares y discotecas de moda.

De turista en La Condesa
Si visitas esta colonia, entre las actividades que puedes hacer está pasear por la antigua pista del hipódromo, ahora avenida Ámsterdam, visitar alguna de sus tiendas o galerías y, por supuesto, disfrutar de sus cientos de opciones para irse de fiesta, tomar un café o admirar la belleza arquitectónica del barrio.

Parque México. Foto: www.theculturetrip.com 

Además, La Condesa concentra un invaluable patrimonio arquitectónico de más de 200 edificios con estilo neocolonial, funcionalista, ecléctico, racionalista y art decó. Es sede de festivales y actividades al aire libre y concentra un gran número de foros culturales que no debes perderte.


Magazine - Other articles