Sábado 23 de Marzo de 2019

 

El jurado del International Highrise Award 2018 decidió por unanimidad que el edificio “Torre Reforma” del arquitecto mexicano Benjamín Romano, sea reconocido como el rascacielos más innovador del mundo.

El arquitecto L. Benjamín Romano recibió la estatuilla el 1 de noviembre en la ciudad de Frankfurt, Alemania. El premio IHA fue entregado por Ina Hartwig, sub alcaldesa de Cultura de dicha ciudad, Matthias Danne, miembro de la Junta Administrativa responsable de la división de Finanzas, Tesorería y Propiedades de DekaBank, Peter Cachola Schmal, director de Deutsches Architekurmuseum (DAM).

Entre más de mil rascacielos construidos en el mundo entre 2016 y 2017, Deutsches Architekturmuseum (DAM) nominó a 36 proyectos destacados de 15 países. Un jurado internacional de expertos arquitectos, ingenieros estructurales y especialistas en desarrollo inmobiliario seleccionaron a los cinco finalistas.

Entre los 36 proyectos nominados se encontraban obras de destacados arquitectos como Ateliers Jean Nouvel, Foster & Partners, Pelli Architects, Renzo Piano Building Worshop y Zaha Hadid Architects.

CDMX, en el mapa mundial de arquitectura innovadora en rascacielos
Torre Reforma es un proyecto de oficinas ubicado en Paseo de la Reforma. Con 246 metros de altura, es actualmente el edificio más alto de la Ciudad de México.

Es el único edificio en México con el distintivo LEED Platino por su diseño inteligente que le permite ahorrar 25% más energía que otros edificios del tipo en la Ciudad de México y por el uso de 85% de materiales mexicanos, evitando la huella de carbono que se genera al transportar materiales desde lugares apartados al sitio de la construcción.

Sky Lobby

El innovador diseño estructural del edificio responde a tres aspectos: las exigencias de seguridad en una ciudad con actividad sísmica, al rescate de la casona neogótica de 1929 sobre la cual cuelga literalmente el edificio y al reto de cumplir al 100% la normatividad vigente.

Con lo anterior, Torre Reforma de L. Benjamín Romano ubica a la capital mexicana en el mapa mundial de arquitectura innovadora en rascacielos.

Concebida como un enorme obelisco urbano y definida por dos muros de concreto expuesto, colocados como un libro abierto, Torre Reforma sobresale de los rascacielos aledaños, no sólo por su altura sino porque con sus masivos muros, Benjamín Romano retoma las tradiciones de construcción prehispánica y la reinterpreta de una forma moderna.

La Dra. Ina Hartwig, sub alcaldesa de Cultura de la Ciudad de Frankfurt, expresó que “Torre Reforma sobresale por su extraordinaria arquitectura casi escultural y su huella triangular.

“La fachada futurista abre la vista a uno de los parques más grandes del mundo. Su diseño sensible e intuitivo es una impresionante respuesta a los retos topográficos locales. El nuevo edificio no sólo personifica el desarrollo en progreso de México sino también integra cuidadosamente un edificio patrimonial en un distrito histórico.

“Este proyecto, que es una delicia visual, además de ecológico, es un merecido ganador del Premio Internacional Highrise 2018 y demuestra que, en comparación con otros países, México se vanagloria de ofrecer soluciones arquitectónicas pioneras", opinó.

Un rascacielos inteligente e innovador

Torre Reforma fue un edificio inspirado en igual medida por ingenieros estructurales y por arquitectos como una magistral demostración de un nuevo enfoque en los rascacielos, y fue por tanto un merecido ganador. Todo el jurado sintió que el edificio personificaba la misión de Benjamín Romano: “arquitectura sustentable, estructura arquitectónica, alta tecnología e integración artística".

“Este reconocimiento es especialmente valioso porque viene de mis colegas –arquitectos, ingenieros y desarrolladores– quienes aprecian no sólo el edificio en sí, sino los retos financieros, estructurales, ambientales y normativos inherentes al proyecto. La mejor arquitectura es la que encuentra respuesta a estos retos. Es la que emana de las necesidades, el contexto y la realidad, y no sólo de la inspiración o el gusto estético de alguien”, expresó el arquitecto ganador, Benjamín Romano, al conocer la decisión del jurado.

El Dr. Matthias Danne, integrante de la Junta Administrativa de la división de Finanzas, Tesorería y Propiedades en DekaBank, explicó que “con su innovadora forma estructural a prueba de terremotos, el edificio literalmente expone su espina dorsal. Torre Reforma también es impresionante respecto a los materiales de construcción, su sofisticado concepto de soporte de carga y sus niveles superiores de ahorro de energía".

Durante la ceremonia de premiación, los otros cuatro proyectos finalistas también fueron galardonados:

MahaNakhon (Bangkok/Tailandia) de Büro Ole Scheeren, Bangkok/Tailandia y OMA (Oficina de Arquitectura Metropolitana), Beijing/China
Beirut Terraces (Beirut/Líbano) de Herzog & de Meuron, Basel/Suiza
Chaoyang Park Plaza (Beijing/China) de MAD Architects, Beijing/China

Oasia Hotel Downtown (Singapur) de WOHA

 

Benjamín Romano

Benjamín Romano es director del despacho LBR&A. Su formación como arquitecto ha estado marcado por un profundo conocimiento estructural, su experiencia como desarrollador inmobiliario y su compromiso con la docencia.

Sus proyectos destacan por el uso de tecnología e innovación en beneficio de la sustentabilidad, el diseño estructural y la eficiencia operativa, así como financiera.

Romano ha recibido reconocimientos como la Medalla de Oro en la XIV Bienal Nacional de Arquitectura Mexicana 2016; el Premio Augusto A. Álvarez 2014, otorgado por la excelencia en su trayectoria arquitectónica por la Federación de Colegio de Arquitectos de México; el Premio Luis Barragán al Mérito Profesional; y el primer lugar Mundial al edificio inteligente otorgado por el IBI de Chicago Illinois, EU, en 1992 por su proyecto Torre Chapultepec.

En 2016-2017 fue invitado como “experto residente” para impartir clases en la escuela de diseño y arquitectura de la prestigiada Universidad de Harvard.

El primer arquitecto mexicano galordonado con el Premio Internacional Highrise (IHA)

El Premio Internacional Highrise (IHA)
El IHA comenzó en el 2003 como una iniciativa conjunta entre la Ciudad de Frankfurt, Deutsches Architekturmuseum y DekaBank, y el primer premio se entregó en el 2004. Desde entonces, se lleva a cabo cada dos años y se financia en asociación y cooperación entre Deutsches Architekturmuseum y DekaBank Deutsche Girozentrale.

El premio busca reconocer a arquitectos y desarrolladores cuyos edificios miden al menos 100 metros de altura y han sido completados en los últimos dos años.

Para tomar una decisión, la exhaustiva discusión del jurado consideró como un rascacielos contribuye con el tejido urbano y la comunidad. Entre los aspectos analizados se encuentran el concepto general, las cualidades esculturales, el concepto estructural, la mezcla de usos y el equilibrio entre comercio y cultura.