Sábado 14 de Diciembre de 2019

 

Uno de los elementos más importantes dentro de la oficina y al que tal vez le prestamos menos atención es la iluminación de nuestro espacio, ya que creemos que sólo cumple la función de facilitar nuestra visión mientras hacemos nuestras actividades, sin embargo, va más allá. Los especialistas en mobiliario y oficinas de PM Steele te cuentan más acerca de este elemento y te dan algunos consejos para que aproveches al máximo la iluminación de tu oficina y se vea reflejado en tu rendimiento.

“Hasta hace unos años la idea de iluminación se limitaba a la instalación de grandes lámparas para alumbrar el espacio en el que trabajamos, pero en temas de diseño, productividad, e incluso salud, se ha demostrado que cumple un papel fundamental para brindar seguridad, confort, crear ambientes y resaltar algunos aspectos de la arquitectura de nuestro lugar de trabajo”, señaló Paulina Olivares, publirrelacionista de PM Steele.

En promedio pasamos nueve horas por día frente a una computadora y expuestos a diferentes tipos de luces, que, sin duda, afectan nuestra visión; de acuerdo con datos del IMSS, algunas de las enfermedades que más se presentan a consecuencia de esta exposición son visión borrosa, dolor de ojos y cabeza, resequedad ocular, siendo los más afectados la población que rebasa los 45 años.

Ante esta situación, cuidar nuestra visión mientras trabajamos resulta de suma importancia, no sólo con luz de pantallas de computadora, tabletas o celulares, también la iluminación general de nuestro espacio de trabajo resulta importante para mantener la salud de nuestros ojos bien e incluso ayudarnos a tener un mejor rendimiento en nuestras actividades.

Los expertos en mobiliario y oficinas PM Steele señalan que en general, la iluminación en nuestro espacio de trabajo se puede dividir en luz natural, artificial y mixta; la idea es que cada oficina logre un equilibrio y buena distribución del flujo de luz, y si bien, puede resultar complicado modificar el diseño o ubicación del espacio para sacar mayor provecho a la luz, hay algunos factores que se pueden considerar para hacer más eficiente la iluminación, los cuales se detallan a continuación:

Que la luz natural se aproveche lo más que se pueda y se incluya iluminación artificial en los lugares donde ésta no llega o no da con la misma intensidad.

Evitar lugares muy iluminados y otros con poca luz, con grandes contrastes entre luz y sombra para prevenir cambios bruscos para la visión.

Que pasillos, áreas comunes como comedor, salas de juntas y recepción, tengan la combinación de luz natural y artificial y que éstas se complementen de tal manera que nunca haya déficit de iluminación en estas zonas, que, por lo general, son las más utilizadas y transitadas durante el día.

Considerar no sólo la cantidad de luz sino la calidad de la misma, por lo que se recomienda tener lámparas con ajuste de intensidad para dosificar a luz directa o difusa, de acuerdo con las necesidades de las actividades de los trabajadores y las horas del día, e incluso analizar la posición de los lugares para ubicarlos conforme a la iluminación que ya se tiene.

Identificar que un espacio de trabajo no está bien iluminado cuando se ven áreas muy oscuras aun cuando hay luz natural o artificial, lo cual resulta perjudicial para los trabajadores, quienes tendrán una sensación de pesadez por abrir y cerrar los ojos constantemente, lo que puede generar estrés, cansancio, bajo rendimiento y problemas oculares.

En conjunto, el mobiliario de oficina e iluminación pueden hacer del espacio laboral un sitio ameno y cálido, que además de generar diversos ambientes, llenan de vitalidad a los trabajadores al momento de realizar sus actividades. Si quieres algunas ideas, puedes visitar el Showroom de PM Steele, ubicado en Boulevard Miguel de Cervantes Saavedra 183 o visitar http://lanzamientos.pmsteele.com.mx/