Domingo 16 de Junio de 2019

 

El vigilante es un hombre alado, con antifaz y listo para volar; es la obra más grande que ha creado el escultor michoacano Jorge Marín, la cual se encuentra en el municipio de Ecatepec.


Es una pieza de 25 metros de altura, colocada sobre un basamento de concreto que resistiría un edificio de seis pisos, con un mirador de seis metros, en la carretera México-Pachuca, aquí da la bienvenida a los vecinos y visitantes de Ecatepec.


Es una pieza de rasgos animalescos que recuerda al dios del viento Ehécatl, simbolizado por la cabeza de un ave; es un hombre en condiciones saludables porque Ecatepec es un municipio joven, detalló Jorge Marín.

Un nuevo símbolo que busca reforzar la identidad histórica, cultural y artística de Ecatepec. Foto: Dirección de Comuniccación Social de Ecatepec


La idea, expuso, es que la gente tenga empatía con la obra ya que El Vigilante, busca ser un elemento para que ésta pueda revalorar su espacio.
El artista, famoso por sus alas monumentales, explicó que la pieza busca convertirse en un símbolo encargado de reforzar la identidad histórica, cultural y artística de los habitantes de la demarcación más poblada del Estado de México.

Jorge Marín
“Para mí es importantísimo hacer algo para que el arte vuelva a la cotidianidad”.

 

Foto portada: https://www.mexico.mx