Sábado 21 de Septiembre de 2019

La Ciudad de México es un museo abierto al público, quien puede apreciar construcciones antiguas y modernas; en esta sección presentamos las esculturas, que vemos constantemente, pero muchos, no sabemos su historia.
 
Hoy hablaremos del monumento a Cuauhtémoc, creado a iniciativa del ministro de fomento del régimen porfirista Vicente Riva Palacio, quien propuso este monumento para honrar al último de los gobernantes mexicas.

Para ello, convocó en 1877 a D.J.S. Bagally, Emilio Dondé, Manuel Gargollo y Parra, Ramón Rodríguez Arangoyti para que dieran su fallo respecto al mejor de los proyectos propuestos en un concurso público.

El ganador fue el ingeniero Francisco M. Jiménez, quien se inspiró en detalles de la arquitectura prehispánica de México, como las antiguas construcciones de Uxmal, Mitla y la zona arqueológica de Palenque, sin embargo, Jiménez falleció prematuramente dos días después de conocerse el fallo, por lo que la construcción del monumento quedó a cargo de Ramón Agea, arquitecto e ingeniero del Palacio Nacional.

Luego, Carlos Pacheco, ministro de Fomento, encargó las esculturas del monumento a Miguel Noreña, pagándole un total de 37 mil 863 pesos y un añadido de 3 mil más al hacerse los leopardos de bronce y no de piedra chiluca como originalmente dispuso Jiménez.

La primera piedra fue colocada el 5 de mayo de 1878, a petición expresa de Díaz para consagrar la Batalla de Puebla como una celebración oficial; el monumento se inauguró 9 años después, el 21 de agosto de 1887, ubicado en una plaza jardinada con bancas de cantera a unos metros de una casa de estilo afrancesado que ocupa el University Club.

Sobre el zócalo se desplantó el monumento que tiene como base 6.20 x 6.20 metros y 11.75 metros de altura, con peso de 350 toneladas; está rematado por la escultura de Cuauhtémoc que es de bronce y tiene una altura de poco menos de cinco metros (4.97 m), su peso total es de 4 mil 200 kilos (4.2 toneladas). La altura total del monumento es de 16.72 metros sobre el zócalo que le sirve de base.

A los laterales hay dos placas de bronce montadas a manera de bajorrelieve. Si se observa de frente al monumento, en el lado derecho está la ''Entrevista de Cuauhtémoc prisionero con Cortés", también de Miguel Noreña, y en el lado izquierdo, ''El tormento de Cuauhtémoc" del escultor Gabriel Guerra; el fundidor fue Jesús Contreras.

En cuatro tableros de mármol se inscribieron los nombres de Cuitláhuac, Cacama, Tetlepanquetzal y Coanacoch, compañeros de lucha del gobernante mexica. Las armas en los nichos laterales pertenecen a dos órdenes militares: los guerreros águila y los guerreros jaguar.

El ingeniero Luis Salazar, en 1895 así describió la estatua: ''se presenta en disposición de combate, llevando en su diestra un tlacochtli y en el brazo izquierdo su chimalli; en la cabeza lleva un copilli, emblema de su categoría; en el pecho el ichcahuipilli y en su hombro el tilmatli."

Sabías que el historiador José Luis Martínez escribió que según Arturo Arnáiz y Freg (1915-1980), el escultor Noreña se inspiró en la cabeza de Ignacio Manuel Altamirano, quien posó para él.

Vocabulario
Ixcahuipilli / armadura de algodón de tejido cerrado, en capas, usado por los guerreros, que no permitía el paso de las flechas.

Ixcatl = algodón y huipilli = camisa.

Tlacochtli = flecha

Tepuztopilli = lanza

Chimalli = escudo